29 de noviembre de 2022

Radio AYMARA

La Voz de los que No Tienen Voz

El momento de los incidentes por el reclamo de ciudadanos a la dirigencia cruceña. | Foto: Captura

Cabildo termina en trifulca y hostigamiento en casa de Calvo, al que tildan de traidor

(Las Paz, 14 de noviembre). – El cabildo de la noche del domingo en Santa Cruz terminó con trifulca, reclamos y acusaciones en contra de la dirigencia cruceña que lideró esa cita y el paro indefinido.

A su conclusión, varios asistentes dijeron sentirse “traicionados” luego de conocer las determinaciones.

Así, reclamaron que las consignas se limitan, ahora, a la exigencia de la redistribución de escaños y la liberación de al menos de 19 personas detenidas.

“Vendidos, vendidos, vendidos”, arengaban los seguidores bajo la tarima del Cristo Redentor.

Inicialmente, la protesta que cumple 24 días este lunes exigía que el Censo de Población y Vivienda se realice en 2023.

Pero el Gobierno determinó, con el Decreto Supremo 4824, que esa actividad se realice el 23 de marzo de 2024 y la entrega de resultados hasta octubre de ese año.

Reclamo

Luego del reclamo en el mismo Cristo Redentor, donde se realizó el cabildo, un grupo de personas se dirigió hacia la casa del presidente del Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, a reclamar por las decisiones.

“Hemos venido a reclamar un Censo en 2023, llegamos aquí para que nos den una explicación y solo sale una señora a decirnos que somos (seguidores) del (alcalde de Santa Cruz) Jhonny (Fernández)”, reclamó una mujer en puertas del domicilio de Calvo.

Minutos después, el líder cívico cruceño habló desde su terraza.

“El discurso del Gobierno de separatista, de racista, de odiadores, lo estamos viendo en las calles, Santa Cruz (…) está peleando la lucha de los bolivianos”, jusrificó Calvo.

Y aunque ese reclamo no terminó en enfrentamiento, los asistentes acusaron en todo momento al cívico de “traidor de la lucha” y “vendido” al Gobierno por la aceptación de la fecha del Censo.

Varios sectores demandan la suspensión de la medida de protesta en la capital cruceña, que se instaló el 22 de octubre.

“Necesitamos trabajar, ya no tenemos recursos y tampoco nos dejan trabajar”, dijo una gremial.

El viernes la violencia se apoderó en la capital cruceña, precisamente en el monumento de El Chiriguano, donde se tenía previsto un encuentro de varios sectores en rechazo del paro.

La violencia alcanzó tal grado que la Policía tuvo que intervenir.

Aunque eso no frenó la quema de una sede campesina y destrozos en las instalaciones de la Central Obrera Departamental (COD) en Santa Cruz.

/RA/Fuente: La Razon