24 de febrero de 2021

Radio AYMARA

La Voz de los que No Tienen Voz

El líder socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz | Foto: Internet

Después de 10 años, la CIDH admite denuncia por la desaparición forzosa de Marcelo Quiroga Santa Cruz

(La Paz, 16 ene).- La familia de Marcelo Quiroga Santa Cruz comunicó que pasados 10 años desde que se presentó la denuncia por la desaparición forzada, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) finalmente admitió la demanda internacional contra el Estado boliviano para investigar los hechos.

“Transcurridos diez años de la denuncia presentada ante la CIDH sobre su desaparición forzada de Marcelo Quiroga Santa Cruz, sobre la ausencia de justicia y la desaparición continua de sus restos, se cuenta con un Informe de Admisibilidad”, comunicó la familia el viernes en una nota de prensa.

La detención, tortura y desaparición forzada del exlíder del Partido Socialista (PS-1) ocurrió en julio de 1980, durante el asalto por parte de paramilitares a las oficinas de la Central Obrera Boliviana (COB). La demanda fue interpuesta en marzo de 2010 por María Soledad y Pablo Rodrigo Quiroga Trigo y la Fundación Observatorio de Derechos Humanos y Justicia.

La familia informó que con la admisión “se inicia el camino para obtener justicia y reparación por la violación de derechos” y empieza la etapa de fondo al término de la cual el caso deberá ser sometido a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Se agregó que la denuncia fue presentada después de 30 años de haber realizado todos los esfuerzos al alcance de la familia Quiroga Santa Cruz, “y de haber agotado todas las vías para encontrar verdad y justicia en el país y para encontrar sus restos. El crimen permanece en impunidad pues no se conoce con certeza cuál fue su destino, ni se ha sancionado a todos los responsables, por lo que el Estado ha incumplido sus obligaciones”.

La determinación de la CIDH, según la familia, reviste especial importancia porque Marcelo Quiroga Santa Cruz es un símbolo de las luchas por la democracia y la justicia y entraña los valores éticos que caracterizaron su accionar: coherencia entre pensamiento, discurso y acción, responsabilidad y compromiso con los intereses del país y de los sectores desposeídos, entrega generosa de su tiempo, sus capacidades y de su vida al servicio de Bolivia.

/RA/Fuente ANF