19 de octubre de 2021

Radio AYMARA

La Voz de los que No Tienen Voz

El excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana Gonzalo Terceros | Foto internet

General Terceros revela amenazas de Morales y García por operación del avión mexicano en 2019

(La Paz, 6 de julio ).- El excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana Gonzalo Terceros reveló en su declaración en la Fiscalía que el expresidente Evo Morales y el exvicepresidente Álvaro García le advirtieron que “iba a correr sangre” y de “quema de la ciudad de La Paz” sino autorizaba el vuelo del avión de México para sacarlos de Bolivia tras su dimisión, la tarde del 10 de noviembre.

Dimitió presionado por las denuncias de fraude electoral, protestas cívicas, un motín policial y la “sugerencia” militar de dimisión. Poco después se instaló un diálogo con actores políticos y cívicos a convocatoria de la Iglesia Católica y la Unión Europea. En ese escenario, la expresidenta del Senado Adriana Salvatierra trataba la salida del avión mexicano con Morales y García.

En parte de su declaración, Terceros, involucrado en el caso “golpe de Estado”, dice sobre el contenido de una llamada de Morales: “Si no me autoriza el ingreso de ese avión (al Chapare), usted será culpable de que los 15 mil compañeros que estaban bajando de El Alto a La Paz quemen la ciudad”.

El avión mexicano llegó el 11 de noviembre y decoló al día siguiente.

Tras la dimisión de Morales, el 10 de noviembre, México envió una aeronave para que lo saque de Bolivia desde el aeropuerto de Chimoré, en el Chapare. El expresidente relató en varias oportunidades que incluso cuando trató de viajar desde El Alto al Chapare, todavía como presidente, tuvo problemas para que se autorice el uso del avión presidencial.

La aeronave mexicana ingresó a suelo boliviano, luego que se resolvió, a decir de Terceros, términos en el trámite de ingreso de la aeronave. También hubo problemas el 12 de noviembre al momento de que la aeronave mexicana salga de Bolivia por, según el excomandante de la FAB, no autorización del uso del espacio peruano. Finalmente, sostuvo, se autorizó uso de espacio paraguayo.

Antes del decolado de la aeronave hubo presiones por la demora que se daba. Relató que García lo llamó y le advirtió: “General, si no deja que salga el avión mexicano todos los compañeros del trópico cochabambino se están alzando y va a correr sangre”.

Ambos revelaron en varias entrevistas que evidentemente presionaron para el ingreso y salida del avión que los llevó hasta México porque se les negaba el permiso de ingreso y luego de salida.

Salvatierra contó que trató en la reunión extralegislativa de la Universidad Católica Boliviana (UCB) la salida del avión mexicano. La exdirectora de la UIF Teresa Morales fue parte de esa reunión y afirmó que el expresidente Jorge Quiroga instruyó el vuelo del avión mexicano.

“(Quiroga) Habla con el comandante de la Fuerza Aérea y le instruye que emita la autorización de despegue de la nave donde se encontraba Evo Morales, a lo cual el comandante consultó sobre si debe despegar sólo Evo Morales o también sus acompañantes que eran Álvaro García Linera y Gabriela Montaño, a lo que Tuto Quiroga le dijo: ‘no… no hay problema los tres están autorizados”, relató Morales en su declaración ante la Fiscalía.

Terceros dijo ante la Fiscalía que no recuerda haber hablado con Quiroga. “No recuerdo haberme comunicado con él”, sostuvo, según su declaración.

Responsabilizó al excomandante de las Fuerzas Armadas Williams Kaliman del comunicado en el que se “sugirió” al expresidente dimitir. El general informó que Kaliman les dijo a las 15.30 de ese 10 de noviembre que Morales renunciará desde el Chapare y que: “Creo conveniente para hacer quedar bien a las FFAA elaborar una nota de prensa”.

Terceros, quien fue enviado el domingo a la cárcel por cuatro meses, negó conocer a Luis Fernando Camacho, actual gobernador cruceño y en ese entonces líder cívico que dirigía todo el movimiento que alentada la renuncia del expresidente.

En otra parte de su declaración, también relató que Morales dijo que llegarán a La Paz unas 2.000 personas para hacer frente a las protestas que se daban en ese momento.

/RA/Fuente La Razón