10 de abril de 2021

Radio AYMARA

La Voz de los que No Tienen Voz

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) | Foto: AFP

López Obrador: En Bolivia hubo un ‘golpe de Estado’, fue una ‘hazaña del pueblo’ recuperar la democracia

(La Paz, 24 marzo).- En su tradicional conferencia matutina y con el mandatario boliviano Luis Arce como invitado, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), elogió este miércoles el gobierno de Arce y el anterior del Movimiento Al Socialismo (MAS) con Evo Morales (2006-2019), y dijo que en Bolivia hubo una “ruptura del orden constitucional” en 2019, con la instalación del “gobierno de facto” de Jeanine Áñez. Y destacó el papel del pueblo boliviano, que protagonizó una “hazaña” para la recuperación de la democracia.

López Obrador y Arce abrieron así su agenda bilateral, que incluye reuniones para analizar, entre otros puntos, el alivio de la deuda externa y el papel de la Organización de Estados Americanos (OEA), criticada por haber alimentado el discurso del fraude en los comicios de 2019 en los que ganó Morales sin necesidad de balotaje, quien tuvo que renunciar el 10 de noviembre de ese año por las protestas cívicas, un motín de la Policía y la presión de las Fuerzas Armadas, que luego colocaron la banda presidencial a Áñez.

“Amigo, compañero, hermano”, llamó AMLO —como se conoce al mandatario mexicano— a su homólogo boliviano. Su gobierno “es fruto de un movimiento indígena, popular, democrático que demostró una nueva manera de gobernar en favor del pueblo, en especial de los más pobres. Fue un gobierno surgido luego de dictaduras, de regímenes autoritarios, un gobierno que encabezó el presidente Evo Morales. Un gobierno exitoso, por más de una década Bolivia creció más que ningún otro en el continente americano”.

Posteriormente se refirió a la caída de Morales en noviembre de 2019. “Ese gobierno atravesó por una situación complicada, se ejecutó en Bolivia una ruptura al orden constitucional. Se obligó al presidente Evo a renunciar y se estableció un gobierno de facto. Hubo acoso, agresiones, nuestro país recurrió a su tradición de solidaridad y aplicación al derecho de asilo. Se ofreció esta protección al presidente Evo, a los principales dirigentes del movimiento democrático de Bolivia”, complementó.

Las relaciones bilaterales tuvieron una ruptura en el gobierno de Áñez. México defendió que hubo un “golpe de Estado” contra Morales, quien el 10 de noviembre de 2019 renunció a la presidencia asfixiado por protestas cívicas, un motín policial, la presión militar y un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) que alimentó el discurso del fraude en los comicios que ganó Morales. Dos días después asumió Áñez, en una sesión sin quórum y tras proclamarse presidenta del Senado y luego presidenta del Estado.

El gobierno de Áñez lanzó dardos contra AMLO por el asilo a Morales. México denunció el hostigamiento a su embajada en La Paz, donde nueve excolaboradores (luego fueron siete) del mandato de Morales estaban asilados, a quienes la entonces canciller Karen Longaric les negó la otorgación de salvoconductos. Ello derivó en un confuso incidente en diciembre de 2019, por el cual Áñez expulsó a la embajadora mexicana María Teresa Mercado y diplomáticos españoles que visitaban su residencia ese día conflictivo.

López Obrador y Arce relanzaron este miércoles las relaciones. “Se optó por resolver el problema, la crisis de Bolivia por la vía democrática; a pesar del acoso, de la polarización, el pueblo de Bolivia resolvió el conflicto de manera democrática, yo diría ejemplar, porque en muy poco tiempo se restableció la legalidad y la gente salió a votar y desde la primera vuelta ganó la presidencia Luis Arce (con 55,10% de votación), presidente del Estado Plurinacional de Bolivia que nos acompaña”, remarcó el presidente mexicano.

Es una más de las señales tras la posesión de Arce y su afán de retomar la política exterior que fue desbaratada por el gobierno de Áñez y su canciller Longaric. Otra fue cuando el propio Arce solicitó el retorno de la embajadora Mercado, como un acto de desagravio, lo que ocurrió en enero de este año. Aparte, AMLO indicó este miércoles que el jueves, él y Arce participarán de un acto en Champotón, en Campeche, por las celebraciones de los 200 años de la independencia de su país, un “homenaje a la resistencia indígena”.

Posteriormente, en la rueda de preguntas de los medios de comunicación en la conferencia matinal, AMLO insistió en que Bolivia “recuperó su democracia”, y “sin mucha violencia”. “Fue realmente una hazaña del pueblo de Bolivia. Ambos pueblos somos hermanos, pertenecemos a nuestra América y tenemos los mismos propósitos de justicia, de libertad, de desterrar el clasismo, el racismo, de hacer valer la igualdad y de reafirmar nuestra soberanía. Por esta razón celebramos la visita del presidente Arce”.

Y no desaprovechó nuevamente para destacar lo logrado en la larga gestión de Evo Morales, sobre todo tres indicadores. Primero, un crecimiento económico ejemplar que tuvo un promedio anual de 4,8% y que incluso llegó a 6,8% en 2013. Segundo, la recuperación de los recursos naturales sin excluir la participación de empresas privadas nacionales y extranjeras, pero con mayores utilidades para el Estado. Tercero, “el más importante”, el bienestar del pueblo con una redistribución de la “riqueza acumulada”.

“Por eso fue muy importante el proceso antes del golpe de Estado, incluso eso fue lo que llevó a esa grave violación que significó que una minoría se impusiera por la fuerza. Recuerdo en esos días lo que pintaban en las casas de los dirigentes, de los servidores públicos… consignas racistas, una vergüenza. Pero todo eso fue como una mala noche, como una pesadilla, fue pasajera, y el pueblo de Bolivia lo resolvió por la vía democrática, y ahora a pesar del reto de la reconstrucción, con el apoyo de la gente estoy seguro que van a recuperar el camino del crecimiento, con justicia, con bienestar, porque el progreso sin justicia es retroceso”, remarcó AMLO.

/RA/Fuente La Razon