27 de noviembre de 2021

Radio AYMARA

La Voz de los que No Tienen Voz

Foto tomada de internet

¿Qué dicen las publicaciones internacionales que descartan fraude electoral en 2019?

(La Paz, 28 de julio ).- Seis publicaciones internacionales descartaron la existencia de fraude durante las elecciones presidenciales de 2019 en el Estado Plurinacional de Bolivia. Las investigaciones corresponden al Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG), la Universidad de Salamanca de España, la Fundación Carolina, Center for Economic and Policy Research (CEPR), una investigación realizada por expertos del Instituto de Tecnología de Massachusetts y The New York Times, que tuvo acceso a un trabajo de expertos independientes.

Antecedentes

El 10 de noviembre de 2019, la Organización de Estados Americanos (OEA) publicó un informe preliminar en el que cuestionó la transparencia de las elecciones presidenciales en Bolivia sobre un presunto cambio de tendencia en el conteo de votos. Esa situación provocó movilizaciones en diferentes sectores del país, una crisis política y la renuncia del presidente Evo Morales, quien denunció un golpe de Estado. Además, la entonces senadora Jeanine Áñez aprovechó ese escenario para tomar el poder y aplicar un régimen de violencia como en el caso de las masacres de Senkata de El Alto y Sacaba en Cochabamba.

El 4 de diciembre de ese año, la organización internacional publicó un informe final con base en lo que consideró una auditoría realizada a las elecciones generales del 20 de octubre en Bolivia, en la que se ratifica en sus observaciones; sin embargo, hasta la fecha no se pudo demostrar una presunta manipulación de los datos.

Esos comicios confirmaban la cuarta victoria nacional consecutiva de Morales desde 2005. Según los resultados finales publicados por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) en 2019, el Movimiento Al Socialismo (MAS), que tenía como candidato presidencial a su líder político, logró 2.889.359 votos, número que representó el 47,08% de los sufragios válidos emitidos. El segundo lugar fue ocupado por la agrupación Comunidad Ciudadana (CC) que postulaba a Carlos Mesa, quien recibió 2.240.920 sufragios a favor, es decir, 36,51%.

Universidad de Salamanca

El Grupo de Investigación Deep Tech Lab de Bisite, de la Fundación General de la Universidad de Salamanca (España), fue encargada de la pericia en el Área de Seguridad Informática y Administración de Redes sobre la integridad informática de los resultados de las elecciones del 20 de octubre de 2019, encargada por el Ministerio Público el 15 de abril de 2021.

La pericia informática tuvo como objetivo evaluar la integridad de los sistemas informáticos y de la información generada durante los comicios generales del Estado Plurinacional de Bolivia, mediante la verificación de la seguridad de la infraestructura utilizada y los registros existentes de la fecha electoral.

En el documento, se establece la inexistencia de manipulación en los datos que prueben una actuación dolosa que hubiera incidido en los resultados del proceso electoral de octubre de 2019. También, demostró que los sistemas y las bases de datos del sistema de transmisión de resultados electorales preliminares (TREP) y del cómputo oficial, en su funcionamiento y flujos de procesos, son completamente independientes.

Fundación Carolina

La Fundación Carolina es una institución del sistema español de acción exterior. Se constituye en octubre de 2000 para la promoción de las relaciones culturales y la cooperación educativa y científica entre España y los demás países de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, así como con otros Estados con los que mantiene especiales vínculos culturales, históricos y geográficos.

En un análisis publicado en 2020, firmado por la investigadora Natalia Saltalamacchia Ziccardi y titulado “La OEA en la elección presidencial de Bolivia: problemas de credibilidad”, la institución establece lo siguiente: “La acelerada descalificación de los resultados preliminares y oficiales por parte de la MOE (Misión de Observación Electoral) se basó en buena medida en un ejercicio estadístico que, como se ha mostrado, da lugar a mucha discusión”.

Asevera que las expresiones de parcialidad del secretario general de la OEA, Luis Almagro, no hicieron, sino agudizar las preocupaciones generadas por el análisis de la integridad electoral de las misiones de observación electoral.

“En primer lugar, resulta problemático que las MOE (que deben ser ostensiblemente neutrales y técnicas) dependan de un funcionario que necesariamente actúa tomando en cuenta consideraciones político-diplomáticas. Aquí existe un problema de diseño institucional que conviene revisar”, añade.

Centro de Investigación en Economía y Política

El Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR, por sus siglas en inglés) es una institución estadounidense que lleva a cabo investigaciones profesionales y educación pública. Sus estudios profesionales se orientan con la meta de llenar lagunas de conocimiento sobre temas de economía y problemas sociales, o el impacto de cierta política.

El CEPR examinó el caso boliviano de las elecciones de 2019 en un informe de 82 páginas y múltiples anexos. El documento desvirtúa las irregularidades presentadas por la OEA como evidencia de una supuesta alteración dolosa del resultado de las elecciones.

Entre sus principales conclusiones sobre la auditoría de la OEA indica lo siguiente: “No proporciona claridad sobre la detención del TREP y, como resultado, perpetúa una falsa narrativa de fraude. Por ejemplo, omite indicar que, durante la interrupción, la empresa auditora investigó el servidor ‘no autorizado’ y determinó que no se habían alterado ni manipulado los datos electorales”.

Investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT)

En un artículo titulado “Bolivia descartó sus elecciones de octubre como fraudulentas. Nuestra investigación no encontró ninguna razón para sospechar un fraude” y publicada por The Washington Post, se destacó la investigación independiente elaborada por John Curiel y Jack R. Williams, ambos del personal del Laboratorio de Ciencias y Datos Electorales del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

“No encontramos ninguna evidencia de ninguna de estas anomalías, como muestra esta figura. Encontramos una correlación de 0.946 entre el margen de Morales entre los resultados antes y después del corte en los recintos contados antes y después del corte. Hay poca diferencia observable entre los distritos en los resultados antes y después de la interrupción del conteo, lo que sugiere que no hubo irregularidades significativas. Nosotros y otros académicos dentro del campo nos comunicamos con la OEA en busca de comentarios; la OEA no respondió”, se lee en el artículo firmado por ambos investigadores.

The New York Times

El 9 de junio de 2020, el periódico estadounidense The New York Times publicó la nota “Una elección amarga. Acusaciones de fraude. Y, ahora, una reconsideración”

El texto se basa en la investigación de expertos independientes. En su contenido afirma: “Examinamos detenidamente la evidencia estadística de la OEA y hallamos problemas con sus métodos”, dijo Francisco Rodríguez, un economista que enseña estudios latinoamericanos en la Universidad de Tulane. “Una vez que corregimos esos problemas, los resultados de la OEA desaparecen, sin dejar evidencia estadística de fraude”.

CELAG

En una publicación titulada “Análisis del informe final de la OEA sobre las elecciones en Bolivia” y elaborada por el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG) se concluye: “En definitiva, el informe de la OEA, ya sea por incapacidad técnica o por dolo, incurre en debilidades manifiestas. Teniendo en cuenta la trascendencia del mismo, resulta cuando menos cuestionable que se emitan conclusiones como las que repetidamente ha realizado el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y mucho menos que se pusiera en cuestión, dando alas a las subsiguientes acciones de las fuerzas armadas, la integridad general del proceso electoral en Bolivia (sic)”.

/RA/Fuente ABI